ADIVINANZAS ORIGINALES


ADIVINANZAS ORIGINALES-PÁGINA 2

Tanto la adivinanza como el acertijo (la distinción que hacemos nosotros es más bien de formato), son maneras muy divertidas de pasar el rato, se trata de un juego consistente en resolver un pequeño enigma con un mínimo esfuerzo intelectual.

Si quieres conocer la solución de cada una de las adivinanzas, coloca el puntero sobre el botoncito, espera unos segundos y aparecerá por arte de birlibirloque.

Todas las adivinanzas de esta página son originales, de creación propia, su posición no está sujeta a ninguna regla para no dar pistas.

 

 

En una lista ordenada, 
me vas a ver en vanguardia,
si alteras la posición, 
bajo al último eslabón.

Tanto da te sirvan sopa,
rico postre o estofado,
que vas a dejar la mesa,
hasta los bordes pringado.

Reyezuelo cantarín,
de tus conquistas ufano,
no te des tanto postín,
que vas a acabar asado.

No te pongas a mi izquierda,
por inútil o gravoso,
colócate a mi derecha, 
para ser beneficioso.

Abalorio de cabeza, 
atadura en el calzado, 
trampa para reses bravas, 
fiel adorno en regalos.

Con luz verde adelante, 
con roja debes parar, 
la luz ámbar te alerta, 
que atiendas a las demás.

En la penuria es eterno, 
en el disfrute fugaz. 
Los rigores de su paso, 
se proyectan en la edad.

De casa años atado, 
he salido de tu mano, 
cumpliendo mi cometido
y sin perder el sonido.


De diseño sugerente,
para hechizo de mis fieles,
echo campanas al vuelo,
si la ocasión lo requiere.

¡Caprichos de ortografía!
que llevándote conmigo,
unas veces se me ve,
y otras estoy escondido.

Nunca me pongo de viaje,
sin mi mejor equipaje:
Antenas para orientarme
y casa donde cobijarme.

De lengua bien afilada, 
sin labios ni paladar, 
en la mesa y la cocina, 
es donde debes estar.

Buena para la salud,
agradable al paladar, 
la princesa Blancanieves,
nunca la llegó a tragar.

Gracias a tu esbelto cuerpo
y tu airosa pelambrera,
ya no estoy arrodillada,
ni con las manos pringadas.

Distinguido parlanchín,
a distancia y en silencio;
pero hoy, soy popular;
por mi airoso movimiento.

La tienes en la semana,
la encontrarás en el mes,
pero en cien años que busques,
no la vas a poder ver.

Medio ojo al principio,
otro medio al final;
en el centro si soy largo,
solo hay oscuridad.

Luce en el cuello del hombre,
se debe recolectar, 
romper el caparazón, 
y lista a degustar.

En forma de manto blanco,
bajo del cielo a la tierra,
el frio me perpetúa,
pero el calor me evapora.

Siempre voy subida en taxi,
también viajo en autobús,
jamás descendí al metro,
porque vuelo en avión.


     
web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información