NUESTRAS ADIVINANZAS


ADIVINANZAS NUEVAS-PÁGINA 4

Tanto la adivinanza como el acertijo (la distinción que hacemos nosotros es más bien de formato), son maneras muy divertidas de pasar el rato, se trata de un juego consistente en resolver un pequeño enigma con un mínimo esfuerzo intelectual.

Si quieres conocer la solución de cada una de las adivinanzas, coloca el puntero sobre el botoncito, espera unos segundos y aparecerá por arte de birlibirloque.

Todas las adivinanzas de esta página son originales, de creación propia, su posición no está sujeta a ninguna regla para no dar pistas.

 

 

Soy el guardián de la noche,
distintivo en los duelos,
símbolo de la elegancia,
y promotor  de los miedos.

Parco en conocimientos,
preciso en la ejecución, 
infinidad de diseños;
y, único en la gestión.

Secreción de los insectos,
intercesión en los templos,
iluminas las iglesias,
alumbras en los conventos.

Aparcado en tu interior,
vulnerando mi opinión,
que prefiero estar jugando,
a saberme la lección.

A lomos de tus orejas,
te ayudo a vislumbrar;
unas veces muy clarito,
otras con opacidad.

En la lista la segunda,
en sonido con pareja,
no me afrenta ir en burro,
ni en la boca de la oveja.

Llamativa y estridente, 
para niños atrayente, 
viajo en coches especiales, 
vivo dentro de los mares.

Distintas tonalidades,
luzco en cielo despejado,
igual me ocurre en el mar,
si lo encuentras muy calmado.

Soy acido, pelusón
y de color amarillo;
cada año y en mi honor,
gozarás de un veranillo.

De qué me sirven mis brazos,
y estar en agua marina,
si acabo en la sartén,
rebozado con harina.


De cosecha abundante,
de tamaño inferior,
alimento de los cerdos,
para aumentar su valor.

Me desplazo por los aires,
con mucho ruidoso y sin alas,
pocos son los pasajeros,
las distancias no muy largas.

Conmigo se viste el campo
al llegar la primavera,
la verborrea osada,
me erigió como bandera.

Atractivo aberrante,
en la lidia de los toros,
regar conmigo la arena,
para gozo del aforo.

Llamo mucho la atención
y me encuentro hasta en Marte, 
quien mejor me representa 
es la sangre y el tomate.

En la ducha y la piscina,
a veces hasta en la playa,
me envuelves en tu regazo
al abandonar el agua.

Tengo las patas muy largas,
para andar a grandes saltos 
y para meter mis crías, 
una bolsa en mi regazo.

De la tierra subo al cielo,
del cielo bajo a la tierra,
me desbordo por laderas, 
y me estanco en las praderas.

Conservamos nuestros títulos,
y bastantes privilegios,
pero pompa y ornamentos,
han quedado para cuentos.

Mezcla un poquito de lluvia,
con un rayito de sol,
mira al cielo o la pared,
y me verás en color.


     
web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información