EL GATO CON BOTAS


CUENTO POPULAR - EL GATO CON BOTAS

Pulsando en estas ventanitas puedes acceder a las actividades lúdicas de la web: crucigramas, sopa de letras, completar frase, cuestionarios y muchas más. Como te decimos todas son muy entretenidas y divertidas, tienes una escala de niveles para que elijas las que más se acople a tus gustos. Todas las palabras están contenidas en el texto del cuento.


 

Título: El gato con botas
Autor: Charles Perrault.

Un viejo molinero en el lecho de muerte, consciente de que había llegado su fin, llamó a sus tres hijos y se apresuró a repartir sus pertenencias: al primogénito le lego el molino, al segundo de sus hijos le dejó un burro, y al más pequeño un triste gato que era lo único que le quedaba y, antes de que el muchacho pudiera protestar por tan injusto proceder, el anciano expiró


Los dos mayores continuaron con su rutinaria vida dedicándose a explotar su herencia, mientras el hijo menor del molinero, obligado a abandonar la casa familiar que ya no le pertenecía, calzó a su gato con unas viejas botas y juntos partieron en busca de mejor vida. 


Muy pronto comprendería que el legado de su padre, no era nada desdeñable, un atardecer, después de una interminable jornada caminando, el joven, agotado, se quedó profundamente dormido, el gato aprovecho entonces para cogerle una de los bolsas vacías que llevaba atada a la cintura y la camufló entre las hierbas a modo de trampa, en seguida un conejo curioso se metió en ella, inmediatamente el gato tiró de la cuerda quedando el pobre animalejo atrapado dentro del talego. Con tan suculento trofeo se dirigió a palacio presentándose ante el rey como embajador del Marqués de Carabás:

-Majestad vengo a traer este presente de parte de mi amo y señor el Marqués de Carabás. El rey aceptó encantado el regalo y muy agradecido por tan noble gesto. 


Con esta argucia, que se sucedía con harta frecuencia, el sagaz e inteligente felino estaba al corriente de cuantos pormenores acontecían en palacio. Un día se enteró de que el rey tenía preparado viajar junto con su bella hija, además del itinerario a seguir, rápidamente trazó un plan que si llegaba a buen término acabaría para siempre con sus precarias vidas. Cogió a su dueño y lo llevó hasta el borde de un río contiguo al camino por donde iba a pasar la carroza real, y le ordenó que se despojara de los raídos andrajos y se metiera en el agua. Aunque el muchacho desconocía los motivos del atrevido mandato del animal, obedeció confiado porque no tenía nada que perder y el gato con botas le había dado sobrados motivos de lealtad. 


Cuando el astuto gato vio que se acercaba el regio carruaje, seguido de una ostentosa comitiva, comenzó a gritar:
-¡Socorro!, ¡auxilio...!, ¡al ladrón, a los ladrones...!


Al oír los desesperados gritos, el rey mandó al gato, (que tan familiar le era), que le explicara lo sucedido.
-¡Majestad!, mientras mi amo se estaba bañando unos ladrones le han robado todas sus ropas, así como algunas monedas que llevaba encima.


Al instante el monarca ordeno que le proporcionaran vestimenta adecuada para un noble, además de ofrecerle un sitio en su carroza. Tan bien lucía el joven panadero las ricas galas que dejó muy favorablemente impresionada a la bella princesita. 


Mientras esto ocurría el gato se adelantó al monarca y su cortejo y fue avisando a todos los campesinos que encontraba a su paso de que el rey estaba a punto de pasar por allí, y que en el supuesto de que se interesara por el dueño de aquellas ricas tierras, respondieran sin titubeos, que pertenecían al Marqués de Carabás. Como estaban más que hartos de la tiranía a la que continuamente les sometía su amo, que no era otro que el malvado ogro del lugar, prometieron obedecerle. 


Ahora solo faltaba una sola cosa, la más difícil: conseguir un aposento adecuado, acorde con el título. Se dirigió veloz hasta el castillo del poderoso ogro y consiguió ganarse su confianza a base de halagos y adulaciones:
-¿Es cierto, -dijo el gato al ogro-, lo que se comenta por ahí? Qué tienes poderes para transformarte en cualquier animal.
-Naturalmente -respondió el Ogro, hinchado de orgullo.
-¿Me harías una demostración convirtiéndote en león?


Y al instante el ogro se transformó en una terrible fiera melenuda.
-Bien, -continuo el felino- eso es fácil para ti, que eres un ser enorme, pero quizás no lo consigas si tratas de cambiar a un animal pequeño.
-Elige y veras -respondió el ogro un tanto ofendido.
-¡Qué tal en un ratón!, ¿serías capaz de conseguirlo?


El perverso pero ingenuo ogro cayo en la trampa convirtiéndose en un insignificante roedor que al instante cazó y engulló el gato con botas, pasando sin pérdida de tiempo a tomar posesión de todos sus bienes en nombre del marqués de Carabás. 


Satisfecho de su hazaña, salió orgulloso a recibir la carroza real y todo su acompañamiento, invitándoles a pasar a la mansión del Marqués de Carabás a la vez que hacía una seña de complicidad a su asombrado dueño, que no tardó en comprender que era una treta más de su inteligente y sagaz gato y de nuevo el hijo del molinero supo actuar como lo exigía su rango. 


Tan impresionado quedó el rey de las cualidades y pertenencias (que superaban incluso las suyas) del muchacho, que le ofreció la mano de su hija, propuesta que fue del agrado de todos, incluida la del gato con botas, que desde entonces y para la buena marcha de las cosas, no se hizo cosa alguna sin contar con su aprobación. 


FIN


web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información