CARLOS Y EL DELFÍN


CUENTO ORIGINAL - CARLOS Y EL DELFÍN

Pulsando en estas ventanitas puedes acceder a las actividades lúdicas de la web: crucigramas, sopa de letras, completar frase, cuestionarios y muchas más. Como te decimos todas son muy entretenidas y divertidas, tienes una escala de niveles para que elijas las que más se acople a tus gustos. Todas las palabras están contenidas en el texto del cuento.


 

Título: Carlos y el delfín
Autora: Malupa Fontana Óter

Carlos era un niño alegre, simpático, aplicado y de trato exquisito; estas prebendas naturales le habían grajeado el cariño y respeto de profesores y alumnos, fuera del ámbito escolar también contaba con numerosos amigos. Tenía, en cambio, algo que en su entorno no era del todo bien visto, un talón de Aquiles por así decirlo, se trataba nada más y nada menos, que de una fobia enfermiza hacia los animales, esto para el muchacho era motivo de continua tensión y disimulo. Siempre que se encontraba en presencia de alguna de estas criaturas le asaltaba un sentimiento hostil, una desmedida sensación de repulsa y, a veces hasta de temor, que no pasaba desapercibido para los más perspicaces, que cambiaron la idea de perfección que tenían del niño por la de compasión.


En casa, (todo hay que decirlo) era algo desobediente y bastante desordenado. Una espléndida mañana festiva, después de sufrir una sofocante noche de calor, se levanto muy temprano y se fue a nadar sólo, a una bahía escarpada no lejos de su casa, algo que sus padres le tenía totalmente prohibido, pensando que su desobediencia estaba más que justificada por la necesidad de tomar un baño, por otra parte nadie tenía por qué enterarse.


Mientras daba rienda suelta a su deseo de disfrutar de un confortable baño jugueteando en el agua feliz, despreocupado y confiado, se fue alejando cada vez más de la orilla sin percatarse del peligro que le acechaba, poco a poco el viento fue arreciando, levantando olas cada vez mas altas y agresivas, Carlos de improviso, sin tiempo para reaccionar, dejó de mecerse plácidamente y se encontró atrapado en una burbuja de agua asfixiante, tanto que por más que se esforzaba no encontraba una salida al exterior para tomar aliento.


Después de una encarnizada y desigual lucha con tan imponente e intransigente adversario quedo exhausto, sin resuello y comenzó a precipitarse hacia el fondo del océano, fue entonces cuando comprendió el por qué sus padres le habían prohibido ir a nadar sin compañía. A punto estaba de desvanecerse, cuando percibió vagamente como algo le elevaba con suavidad y con la misma delicadeza lo empujaba hacia la arena depositándole con sumo cuidado, seguidamente notó como le zarandeaba hasta obligarle a exhalar el agua que había tragado. Al despertar completamente de su letargo se quedó atónito, esta vez fue la sorpresa la que le dejó sin aliento al descubrir la naturaleza de su salvador, se trataba ni más ni menos, que de un animalito, un enorme pez, un entrañable delfín, que parecía sonreír contemplando su total recuperación.


Cuando el niño pudo ponerse en pie hizo un tímido intento, no sin algo de temor, de acercarse y acariciarle, enseguida descubrió que el cetáceo era sumamente receptivo a cualquier demostración de cariño. Se hicieron buenos amigos y Carlos, con una especie de ritual conforme a la manera humana le bautizó con el nombre de Salvi (diminutivo de salvador) a partir de entonces todos los días Carlos sacaba algunos minutos de su tiempo para jugar y nadar con el delfín. De esta manara no quebrantaba las disposiciones de sus padres: nadaba acompañado y seguro.


Este tremendo episodio, del que nunca nadie tuvo conocimiento y de que sin la intervención de Salvi al muchacho le hubiera costado la vida, sirvió para que Carlos cambiara su aversión a los animales por un cariño incondicional.


FIN



web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información