EL DUENDECILLO TRAVIESO


CUENTO ORIGINAL - EL DUENDECILLO TRAVIESO

Pulsando en estas ventanitas puedes acceder a las actividades lúdicas de la web: crucigramas, sopa de letras, completar frase, cuestionarios y muchas más. Como te decimos todas son muy entretenidas y divertidas, tienes una escala de niveles para que elijas las que más se acople a tus gustos. Todas las palabras están contenidas en el texto del cuento.


 

Título: El duendecillo travieso
Autora: Malupa Fontana Óter

 Allá por aquellos tiempos en donde los duendes se movían a sus anchas entre los humanos sin que se hubiera inventado ningún aparato detector que revelara su presencia, existía Truco, duendecillo muy popular entre sus congéneres por sus travesuras, fama que le asistía muy justamente, ya que, amparándose en su cualidad de ente invisible se divertía burlándose de todo bicho viviente. 

      El pasatiempos favorito de Truco, no era otro, que el de deslizarse dentro de aquellos hogares donde había niños pequeños, en especial recién nacidos, traspasando las paredes, ni siquiera se molestaba en abrir las puertas, cuando alguien le reprendía por ello, siempre respondía con la misma frase: 
      -¡Para qué, ja, ja...!, hacer un esfuerzo inútil. 

     Una vez dentro perpetraba su fechoría favorita, que consistía en arrancar de golpe y porrazo el chupete al bebé de la casa mientras éste dormía placidamente, el chiquitín asustado e indignado rompía a llorar tan estrepitosamente que al instante toda la familia estaba en pie, alrededor de la cuna tratando de calmarle y consolarle, esta incomoda escena podía repetirse varias veces durante la noche. Mientras tanto el duendecillo que no adolecía de sueño, se carcajeaba sin cesar, saltando desde los pies a los hombros de los concurrentes a la habitación del infante. 

     Pero un buen día y para su desdicha, Truco se introdujo en una vivienda donde residía, como uno más de la familia, Brisa la mascota de la casa, una graciosa, ágil y simpática ardilla, que tenía el privilegio de detectar a los invisibles duendes, cualidad ésta, que el travieso geniecillo ignoraba y una noche más, mientras la familia descansaba, efectuó su estúpida y pesada broma. Cuando todos llegaron al dormitorio, Brisa, al instante, descubrió la presencia de Truco que divertido con la escena se columpiaba en la lámpara, a la vez que apretaba y aflojaba la bombilla creando un ambiente algo siniestro; disimuladamente se fue acercando a él y, en un pispas lo atrapó con tal rapidez, que el duende travieso no tuvo tiempo de reaccionar y poder escabullirse. Con su preciado trofeo, la ardilla corrió al cuarto de baño y lo encerró en una burbuja jabonosa que ella misma construyó. 
    -Serás mi prisionero -le dijo-, mientras no dejes de molestar a los bebés. 

      Niños: Si alguna vez tenéis la suerte de descubrir un duende y, sí al igual que Truco se mostrara impertinente, ya sabéis como actuar para corregir sus malos hábitos: encerrarle en una burbuja de jabón, allí permanecerá atrapado, sin posibilidad de escapar, hasta que con un potente soplido destruyáis la pompita.

FIN
páginas infantiles de variada temática, estás en la zona de lectura, tienes varios enlaces para acceder a otros contenidos.


web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información