GARBANCITO


CUENTO POPULAR- GARBANCITO

Pulsando en estas ventanitas puedes acceder a las actividades lúdicas de la web: crucigramas, sopa de letras, completar frase, cuestionarios y muchas más. Como te decimos todas son muy entretenidas y divertidas, tienes una escala de niveles para que elijas las que más se acople a tus gustos. Todas las palabras están contenidas en el texto del cuento.

Hace algún tiempo, no mucho, existió un niño tan pequeño que apenas tenía el tamaño de un garbanzo, motivo por el cual todo el mundo le llamara Garbancito. A pesar de su diminuta estatura no dejaba de ayudar a sus padres en las tareas diarias, e incluso hacía algún recado a su mamá adecuado a su resistencia.

-¡Garbancito!
-Sí mamá.
-Toma hijo, esta moneda y ve a comprar un paquetito de azafrán a la tienda del pueblo, -dijo la madre a la vez que le advertía- pero ten mucho cuidado no vaya a pisarte alguien.
-No te preocupes mamá, ya que no me pueden ver iré cantando y así todo el mundo podrá oírme.


¡Pachín, pachán, pachín!
Mucho cuidado con lo que hacéis
¡Pachín, pachán, pachín!
A Garbancito no peséis.


En el establecimiento ocurría siempre lo mismo, veían antes la moneda moviéndose ágilmente por el suelo que a su portador, siempre había algún cliente que no conocía al muchacho que se llevaba un susto mayúsculo. Garbancito gritaba lo que deseaba y al instante se lo acercaban y de vuelta a casa repetía una y otra vez su canción, y todo aquel que se cruzaba con Garbancito ponía mucho empeño y cuidado en no aplastar al pequeño.


También en el campo, el minúsculo muchacho, era de gran ayuda, su papá solamente tenía que ocuparse de subirle al caballo, cosa que no le costaba ningún trabajo teniendo en cuenta su tamaño. Una vez a lomos de su montura, Garbancito trepaba por el pelo del animal hasta llegar a la oreja donde después de instalarse cómodamente, con su pequeña pero aguda voz daba órdenes tan contundentes al rocín que éste obedecía al instante y sin chistar, y mientras el pequeño hacia una de tantas tareas, su padre podía aprovechaba el tiempo ocupándose de otra distinta.


Un buen día, en un descuido, Garbancito se cayó del caballo y fue a dar con sus huesos en una mullidita hortaliza que afortunadamente amortiguo el golpe y no sufrió ningún daño, pero no tuvo tanta suerte cuando se le acercó Pestiña, una vaca glotona que pastaba cerca de allí y sin darle tiempo a escapar lo engulló de un bocado. Cuando los padres se percataron de su desaparición, durante tres interminables días le buscaron con gran insistencia y desesperación por todos los alrededores sin poder dar con su paradero, pero no se daban por vencidos y el cuarto día, mientras ordeñaban en el establo, seguían clamando:
-¡Garbancito! ¿Dónde estás? -Gritaba su madre.
-¡Estoy aquí, mamá! En el estómago de la vaca Pestiña.
-¡Garbancito! ¿Dónde estás? -Exclamaba su padre.
-¡Estoy aquí, papá! en el la tripita de la vaca Pestiña.


Por fin, y no sin alivio, oyeron la voz del pequeño que no dejaba de repetir, con gran esfuerzo desde el vientre del buey:
-¡Estoy aquí! En la tripita de la vaca Pestiña.


Los padres se apresuraron a sobrealimentar al animal, para que expulsara a Garbancito antes de que se asfixiara y después de mucho ingerir, Garbancito salió entre las heces de la vaca. Los papás le abrazaron, locos de alegría, e inmediatamente se fueron todos a la ducha mientras cantaban alegres y al unísono:


¡Pachín, pachán, pachín!
Mucho cuidado con lo que hacéis
¡Pachín, pachán, pachín!
A Garbancito no peséis.


FIN


web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información