ZEUS EL ABUELETE


ZEUS EL ABUELETE - CAPÍTULO 1

Pulsando en estas ventanitas puedes acceder a las actividades lúdicas de la web: crucigramas, sopa de letras, completar frase, cuestionarios y muchas más. Como te decimos todas son muy entretenidas y divertidas, tienes una escala de niveles para que elijas las que más se acople a tus gustos. Todas las palabras están contenidas en el texto del cuento.

Zeus era un perrito muy, muy viejecito, tenía ciento y pico años, ya se le había olvidado cuentos, un cálido día otoñal se detuvo a pensar lo que había sido su larga vida, desde luego, nada desdeñable, a pesar de que sus comienzos no fueron del todo muy halagüeños.


Recordaba haber nacido en un apestoso cuchitril donde apenas había espacio para moverse, cuando comprendió su destino se quedó aterrorizado: o se vendía en el mercado del centro de la ciudad, o se le sacrificaba. Por ser más bien feucho y no tener ni el más remoto asomo de pedigrí, las posibilidades de esto último eran infinitamente mayores.


El día de la prueba definitiva, después de un azaroso viaje en una estrecha caja de zapatos, tuvo la suerte, de que entre los legañosos, mal nutridos y juguetones cachorrillos que había expuestos en un apartado rincón de la plaza, una joven se fijara en él. En seguida comenzó a llamarle Zeus, nombre prestigioso donde los haya, ya que, el más conocido perteneció a una divinidad griega.


Su dueña, le llevo en brazos hasta el coche depositándole con sumo cuidado en un mullidito asiento, durante el camino a su nuevo hogar, no dejo de sentir una mano tibia, que a partir de entonces siempre estaría dispuesta a acariciarle, y aunque le asustaba un poco su inesperada situación, se quedo profundamente dormido, cuando despertó, se encontraba en una espaciosa, cómoda y soleada casa frente a un aromático plato de comida que le pareció un manjar, ya que jamás había probado algo, que no fuera un líquido blanco llamado leche.


Al día siguiente que festivo y todo fue una delicia: juegos, caricias mimos... ¡qué fácil es acostumbrarse a lo bueno!; pero el Lunes, le esperaba una prueba, que le hizo conocer por segunda vez en sus pocos días de vida, el pánico. Después comprendería que todo aquello era solo por su bien......


FIN

Fin del primer capítulo de la apasionante hitoria de Zeus el abuelete, siguiente episodio: Visita al veterinario No hay nada de ficción todo es real.


web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información