EL MONO TITIRITERO

Pulsando en estas ventanitas puedes acceder a las actividades lúdicas de la web: crucigramas, sopa de letras, completar frase, cuestionarios y muchas más. Como te decimos todas son muy entretenidas y divertidas, tienes una escala de niveles para que elijas las que más se acople a tus gustos. Todas las palabras están contenidas en el texto del cuento.


 

Título: El mono titiritero

"Yo soy el mono Titiritero
Soy el más listo del mundo entero.
Mis volteretas son un portento.
Y con el rabo cuento hasta ciento"..

Esta cancioncilla se oía todos los días en la orilla de la playa de Monolandia, junto con toda suerte de saltos, volteretas y cabriolas, aquella mañana fue acompañada de grandes aplausos:
-¡Muy bien señor mono!

Era el tiburón Correo que no dejaba de admirar, siempre que la ocasión se lo permitía, las acrobacias de nuestro simpático monito.

El feroz réptil, pensó: "cuanto gustaría en su país la actuación del intrépido macado", y dicho y hecho, sin más dilación, propuso a nuestro protagonista cruzar el río, éste en principio se resistía, entre otras cosas por el temor que le producía el agua, finalmente y para no decepcionar a su nuevo amigo, salto a lomos del tiburón, que le transportó a la otra orilla con sumo cuidado, para que ni una sola gota de agua le salpicara.

Nada más llegar, empezaron a oírse alarmantes toques de caracola,
-¿Qué pasa?, -preguntó el tiburón a un tiburoncillo con gorra de plato que pasaba por allí, a lo que éste contestó:
-Que nuestro rey está gravísimo, y solo podrá salvarse si se como el hígado de un mono.

El tiburón lanzó tal ojeada a su acompañante, que éste estuvo tentado de tirarse al agua, pero lo pensó mejo y de dijo:
-Como comprendo tu amor hacia el rey de los tiburones, no tengo ningún inconveniente en brindarte mi hígado para que se lo ofrezcas.
-¡Gracias amigo! te estoy muy reconocido, ya estaba yo pensando en conseguirlo como fuera necesario, -manifestó el tiburón.
-Lo malo es, que como soy tan distraído siempre me olvido de la mitad de las cosas, hoy me he dejado en casa: el hígado, el corazón y un sombrero, conque volvamos sin perdida de tiempo a la otra orilla.

El tiburón malhumorado, se lanzó de nuevo al agua y empezó a surcarla a la mayor velocidad posible, cuando llegaron, el mono saltó a tierra y entre volteretas y carcajadas no dejaba de repetir:
-¡Aquí está mi hígado!, ¡ven a buscarlo si quieres ja ja ja.....o, acaso creías que me lo iba a dejar arrebatar, ja ja ja....!

"Yo soy el mono Titiritero
Soy el más listo del mundo entero.
Mis volteretas son un portento.
Y con el rabo cuento hasta ciento".


FIN


web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información