TRABALENGUAS


LOS TRABALENGUAS DE LA WEB


Como todos sabéis un trabalenguas es una palabra, o una frase que presenta cierta dificultad en su pronunciación.

 

Aquí tenéis algunos ejemplos, unos son nuestros; otros son muy conocidos, todo un derroche de popularidad e ingenio que no podíamos omitir.

Del estrecho, pertrecho y maltrecho techo del despacho de Camacho, cayó el penacho del mamarracho; la noche que Nacho borracho rasuró el mostacho del gabacho.


¿Era vienes el marqués que encontré en Muduex?
¿Era salamanqués el burgués que encontré en Muduex?
En Muduex no encontré ningún burgués ni encontré ningún marqués.
En Muduex solo había un salamanqués que además era vienés.


Entre consejos complejos y espejos reflejos, qué manejos se traen desde lejos los conejos de Gajanejos, llenos de aparejos y trajes viejos.


Pitín metió su patín en un calcetín.
El calcetín que tenía el patín de Pitín se guardó en el maletín de Martín.
El maletín de Martín con el calcetín que guardaba el patín de Pitín,
se lo llevo el mago Merlín en un bergantín.


Felisa y Melisa marchaban de prisa.
Felisa remisa perdió la visa,
Melisa precisa perdió la camisa.
La camisa de la precisa Melisa
y la visa de la remisa Felisa;
Las encontró Clarisa al salir de misa.

La gata fue a por la rata,
la rata se fue a la mata,
la mata acogió a la rata,
la gata alzo la pata para correr tras la rata,
que estaba en la mata.


El tiburón glotón,
arranco un botón de su pantalón marrón,
y pegó el botón en el calzón terrón,
del capón de latón.

En un cajón.
Ramón escondió  el jamón,
que  encontró
en el mojón de Tamajón
¡Vaya marrón!

Hasta aquí los nuestros, los originales, los nuevos, los susceptibles de ampliación y cambio. Los trabalenguas que vienen a continuación, son los más populares, los más conocidos, aquellos que pululan por cualquier sitio, los hemos puesto para que no busquéis más en caso de querer darles un repasito. Merece la pena por su ingenio y singularidad.

Quiero y no quiero querer  a quien no queriendo quiero.
He querido sin querer  y estoy sin querer queriendo.
Si por mucho que te quiera,  quieres que te quiera más,
te quiero más que me quieres  ¿qué más quieres?
¿Quieres mas?


Parra tenía una perra. Guerra tenía una parra.
La perra de Parra  subió a la parra de Guerra.
Guerra pegó con la porra  a la perra de Parra.
Y Parra de dijo a Guerra: 
  - ¿Por qué ha pegado Guerra  con la porra a la perra de Parra? 
Y Guerra le contestó:
  - Si la perra de Parra  no hubiera subido a la parra de Guerra,
  Guerra no habría pegado con la porra  a la perra de Parra.


Me han dicho que has dicho un dicho,
que han dicho que yo lo he dicho.
El que lo ha dicho mintió,
y en caso que hubiese dicho ese dicho que han dicho que yo he dicho,
dicho y redicho quedó,
y estará bien dicho ese dicho que han dicho que he dicho yo.


Cuando cuentes cuentos, cuenta cuantos cuentos cuentas;
porque si no cuentas, cuantos cuentos cuentas; 
nunca sabrás cuantos cuentos cuentas.


El obispo de Constantinopla, se quiere desconstantinopolizar.
El desconstantinopolizador, que lo desconstantinopolize,
buen desconstantinopolizador será.


El cielo está enladrillado, ¿quién lo desenladrillará?
El desenladrillador que lo desenladrille,
buen desenladrillador será.


Los cojines de la reina,
los cajones del sultán.
Qué cojines, qué cajones.
¿En que cajonera van?

Pablito clavó un clavito
en la calva de un calvito.
En la calva de un calvito,
un clavito clavó Pablito.


Tres tristes tigres,
tragando trigo en un trigal.

El perro de San Roque no tiene rabo,
porque Ramón Ramírez se lo ha cortado.

web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información