LA URRACA MARGARITA

Pulsando en estas ventanitas puedes acceder a las actividades lúdicas de la web: crucigramas, sopa de letras, completar frase, cuestionarios y muchas más. Como te decimos todas son muy entretenidas y divertidas, tienes una escala de niveles para que elijas las que más se acople a tus gustos. Todas las palabras están contenidas en el texto del cuento.

 

Título: La urraca Margarita
Autora: Malupa Fontana Óter
 

La urraca Margarita se había levantado esa mañana como ya era habitual en ella, de muy mal humor y pésimas intenciones, con sus desagradables, chirriantes y estrepitosos sonidos despertó a todo el vecindario que lejos de molestarse por tan tremendo madrugón no dejaban de manifestar con festivos y variados trinos la alegría de vivir.


Erguida y orgullosa por su robusta naturaleza y mayor volumen que el resto de los moradores de la zona, alzó el vuelo insultante, burlándose de cuanto bicho viviente se cruzaban en su camino y rauda como una flecha, no se detuvo hasta llegar al huerto de la tía Marisa a tomar su suculento desayuno.


Margarita no se conformaba con tomar una pieza o dos de fruta, ¡noooo!, picoteaba y en consecuencia destrozaba todas las que habían madurado durante la noche, su intención a parte de alimentarse con el esfuerzo y trabajo de otros, era el hacer el mayor daño posible.


Una mañana, confiada y segura, relamiéndose de antemano, (la fruta se encontraba en el punto álgido de su jugo), al disponerse a entrar en su huerto favorito, tuvo que parar en seco con gran estupor. A punto estuvo de tropezar con un extraño, andrajoso y famélico personaje, ¡qué la verdad, impresionaba! sus descoloridas y harapientas ropas parecían haber pertenecido a otra generación, se protegía del sol con un sombrero de paja más deslucido aún que la indumentaria y todo deshilachado. No dejaba de moverse sobre si mismo de forma un tanto mecánica, unas veces con media vuelta y otras con una sucesión de ellas que mareaban, manteniendo siempre los brazos en la misma posición en forma de cruz, totalmente verticales al cuerpo, hasta emitía chocantes sonidos, que no parecían guturales, y que para la desconcertada urraca, eran totalmente desconocidos.


Esta inesperada novedad produjo a Margarita un poco de reparó, se dijo a si misma: -ya estudiaré la situación más tarde-, y como le urgía llenar su estómago se fue a desayunar a otro huerto cercano aunque el producto no era tan valioso como el del anterior, pero ¡oh sorpresa! en aquel vallado también había otra figura de las mismas característica, y otro tanto le ocurrió en cuantos huertos quiso probar su rapiña.


A partir de entonces la orgullosa y comodona Margarita tuvo que trabajar para ganarse el sustento puesto que ninguno de los espantapájaros (supongo que todos los niños habrán adivinado que se trataba de ese inofensivo personaje, moviéndose a merced del viento a la vez que se carcajeaba del miedo de la osada intrusa), le permitieron entrar en sus dominios a probar la fruta, sobre todo por destructora

 

FIN

páginas infantiles de variada temática, estás en la zona de lectura, tienes varios enlaces para acceder a otros contenidos.


web clocks reloj web
Contatore

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información